Jóvenes en política. Errores más comunes.

Errores que comente la nueva generación de políticos.

Hay algo que no podemos ocultar y es precisamente que con el auge de la globalización y la invención e innovación constante de las TICs la nueva generación de políticos ha cambiado por completo la forma de comunicarse y mercadearse. Si bien es cierto que hay ciertos patrones establecidos en la política como que el mejor curriculum es la trayectoria, hay  esquemas que se han roto como la forma de hacer política y de llegarle a las masas.

Para los jóvenes, la política debe renovarse en la teoría y en la práctica. Sin embargo, el mayor reto para esta generación es precisamente esto: pasar de la teoría a la práctica. Y es que en muchas ocasiones, se pueden tener muy buenas ideas, pero no pasan de ahí. ¿A qué se debe esto? Es lo que entenderemos hoy en este post.

Mi generación o nuestra, si te sientes parte de ella,  está en contra de la vieja política o como muchos solemos decirle: la vieja escuela. Sin embargo, como suele suceder, los políticos con más experiencia apaciguan la energía y en muchas ocasiones las capacidades y habilidades de muchos dirigentes jóvenes porque estos no saben cómo encajar realmente en estos patrones que han establecidos por generaciones y de hecho, muchos pasan de tener ideas disruptivas a ser parte del status quo. Y es que es más sencillo acercarse al poder sin pelear con él que estando en contra él.

Hay algo que debo reconocer de mi generación y es que solemos creer que por tener grandes y buenas ideas, bastará con eso para ser escuchados o convertirnos en influentes. La verdad es que la política suele ser un juego en el que la paciencia es determinante. La serenidad para poder pensar con calma cada estrategia y cada acción a emprender. Sobre todo en un mundo donde la frase “el diablo sabe más por viejo que por diablo”, es la orden del día.

Por supuesto, siempre existen buenas referencias en cuanto al trabajo y la calidad de políticos jóvenes como es el caso de Macron en Francia o Trodeau en Canadá. Pero faltan más como ellos en todo el mundo, sobretodo en Latinoamérica donde existe una generación de jóvenes con ganas de trabajar pero sin suficientes oportunidades para hacerlo. Es destacable el trabajo que hacen, sin embargo, es importante también recordar el esfuerzo y el trabajo que han tenido que realizar para llegar justo donde están. Es por eso que me di a la tarea de detallar un poco los errores más comunes que suelen cometer la nueva generación de políticos. Aquí vamos:

  1. Dudar de las razones que los motivan a estar en política.

Debemos ser honestos, muchos jóvenes entran en política porqué es la moda, la tendencia, porqué como sabemos la política da cierto estatus y poder o influencia y eso puede ser atractivo. Pero lo cierto, es que esto es solo la portada de lo que este mundo significa. ¿Qué valores compartes? ¿En qué áreas estás más comprometido? ¿Salud, educación, economía? Muchos la verdad es que no lo saben. Entrar a este mundo sin un motivo claro, es que como decir que quieres trabajar pero no sabes en qué o decir que tiene un sueño, pero no sabes si quiera explicarlo. ¿Qué área de la política te gusta más? Probablemente no eres un político de los que se someterían a una elección popular (cómo siempre he pensado, es mi caso), sino más bien te atrae más la diplomacia o la cooperación internacional o la política económica. Este mundo puede ser selectivo, pero es grande. Encontrar que te mueve y sobretodo qué harías cuando estés ahí por los demás es vital.

  1. No saber trabajar la marca personal.

Y no, con marca personal no me estoy refiriendo a subir fotos a las redes sociales por qué sí o publicar o compartir una noticia solo para que los demás vean que lo hiciste. Es importante tener coherencia entre la imagen que quieres dar y la imagen que das. Vale la pena tomar en cuenta la opinión de las personas más cercanas a ti y sobretodo poner sobre la mesa las metas que quieres alcanzar y como las redes sociales, por ejemplo podrían ayudarte.

  1. Copiar la imagen de otro político.

Como debes saberlo ya, la copia nunca es buena. Algo que nos han enseñado a lo largo de muestra vida, es que lo diferente es malo y no es así. Si bien es cierto, desde que somos niños, solemos ver la típica imagen del político muy bien vestido, pulcro, pero esto no es precisamente buena imagen. He escuchado decir que un político no puede tener tatuajes o que las mujeres que están en política no pueden usar falda o vestido o incluso, no deberían tener el cabello largo. Pero, ¿Dónde queda la autenticidad? Transmitir confianza se trata de mostrarnos tal y como somos, sin caretas, y esto es algo que puede alejarte o unirte al público, a la gente. Te doy un ejemplo: en Finlandia, un ministro tiene prácticamente todo el cuerpo tatuado y sí, está rompiendo esquemas, pero estos esquemas son superficiales y estéticos y son precisamente los primeros que hay que tumbar. Tampoco estoy diciendo que salgas con zapatillas rotas o con la camisa sin planchar, solo digo que cuando te sientes a pensar en tu marca personal, una parte que debes tomar en cuenta y nada a la ligera es tu perfomance y trabajar en base a lo que te haga sentir más cómodo. Y en el proceso, mostrar que puedes llevar converse y hablar de política, proponer y hacer.

  1. No asumir una posición clara o dejarse llevar por lo que digan los demás.

Estoy segura que alguna vez te han preguntado si estás a favor o en contra de legalizar la marihuana, ¿recuerdas cual fue tu respuesta? Más allá de un sí o un no, en ocasiones los jóvenes solemos cometer el error de tener miedo al impacto que pueda causar nuestra respuesta. Y la verdad es que está bien que sepas que va a tener un impacto, lo que está mal es que no asumas una posición  y de argumentos que sustente tu respuesta o peor, que por temor, sigas la corriente de los demás y sigas que estás de acuerdo con algo con lo que no estás. Recuerda una vez más: ¿por qué estás en política?

  1. Despreciar al “viejo” político o a la vieja política.

Lo sé, a mí también me ha pasado que he renegado de los políticos que siguen robándole protagonismo al liderazgo emergente. Peor no permitas que tus ganas de romper esquemas, rompan más bien tu carrera. Los políticos que han estado o siguen estando en ella muchos años después, siguen allí por una razón: han trabajado duro por lograrlo y es que mantenerse en política puede ser todo un reto y superarlo como mucho lo han hecho es sin duda una gran lección que todos debemos aprender. Mi consejo es que aprendas de la sabiduría que solo una persona con experiencia y recorrido puede brindar.

  1. Creerse autosuficiente.

Es cierto que somos una generación que se prepara académicamente constantemente. Pero esto no significa que obtendremos los resultados esperados solo por estudiar y estudiar. También se trata de trabajar y de comprender que somos seres interdependientes. El gran error que suelen cometer muchos jóvenes políticos es creerse autosuficientes. Quizá si se empieza por entender que no es así y que la verdad es que en este mundo la vieja y la nueva escuela pueden llevarse de la mano quizá sea un buen punto de inicio.

 

La forma de comenzar es dejar de hablar y comenzar a hacer

Walt Disney 

Anuncios

5 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s