Venezuela y su nuevo caso de corrupción: “El Cucutazo”

Venezuela y su nuevo caso de corrupción: el cucutazo.

Venezuela una vez más está dando de qué hablar por el caso de corrupción de los fondos destinados a atender a militares venezolanos refugiados en Cúcuta.  Pero a diferencia de cualquier caso de corrupción en Venezuela, perpetrado por venezolanos del gobierno de Nicolás Maduro, lo sucedido en Cúcuta fue denunciado a petición del gobierno interino de Juan Guaidó y está siendo investigado por la justicia colombiana.

Hasta aquí todo va bien, ¿no? Pues, lamento decirte que no está del todo bien. Intentaremos analizar los sucedido objetivamente, pero sobretodo, explicaremos la importancia de verlo todo objetivamente. 

Desde ya recomendamos abrir tu mente y si eres más bien un fanático de la política, te avisamos que podemos herir tu susceptibilidad. No es nada personal, solo buscamos generar criterio y nos hemos propuesto enseñar a las personas a pensar. Empecemos por el principio. 

¿Qué es “el cucutazo”?

El Cucutazo es el nombre que se le dio a un reportaje de PanAm Post, que destapó el escándalo de corrupción en Cúcuta, la ciudad colombiana, y que protagoniza el equipo enviado del Presidente Interino de Juán Guaidó, quienes se encargarían de atender a los militares desertores del gobierno de Nicolás Maduro, a través de fondos procedentes de la ayuda humanitaria. 

¿Qué ocurrió? que los encargados de velar y resguardar este dinero, se apropiaron de el, por supuesto, de forma ilegal. Y aunque muchos simpatizantes de la oposición, eufóricamente salió a defender a este equipo, afirmando que se trataba de una jugada del gobierno de Maduro, tanto líderes políticos, como funcionarios venezolanos y colombianos confirmaron los hechos. 

¿Quién denunció este caso de corrupción?

El reportaje fue realizado por Orlando Avendaño, Editor en Jefe y columnista del portal de noticias, quién denunció el desvío de los fondos destinados a apoyar a los inmigrantes venezolanos en Colombia. Este hecho, produjo la destitución del cargo de dos de los implicados. De igual forma, generó una matriz de opinión en los principales medios de comunicación internacionales como ABC de España, BBC Mundo, New York Times y CNN. 

Reacciones: 

Venezuela y su nuevo caso de corrupción: el CucutazoHumberto Calderón Berti, Embajador en Colombia designado por Juan Guaidó, a través de sus redes sociales no desmintió las denuncias hechas por Orlando Avendaño. De hecho, afirmó que desde hace dos meses se inició una investigación y que las evidencias serían introducidas en la Fiscalía colombiana para continuar con las pesquisas. 

También informó que recibieron información por parte de la Dirección de Inteligencia de Colombia, señalando posibles irregularidades en la gestión de los recursos destinados a los soldados venezolanos que desertaron. 

Por su parte, Juan Guaidó, no tardó en reaccionar al reportaje y asumió una posición tajante contra la corrupción: solicitó investigación a la Fiscalía de Colombia, a Transparencia Internacional, a la Asamblea Nacional e inició el proceso para nombrar un Contralor Especial.

Venezuela y su nuevo caso de corrupción El CucutazoGuaidó, asegura que funcionarios públicos no manejan fondos, pero sí quedó en evidencia que fue su misma presidencia la que designó a través de una carta al canciller colombiano Carlos Holmes, que Rossana Barrera y Kevin Rojas (ambos militantes de Voluntad Popular, partido de Guaidó), atenderían “la situación de los ciudadanos venezolanos, civiles y militares, que ingresan a territorio colombiano, buscando ayuda y refugio”. 

Esta prueba, automáticamente convirtió a Barrera y a Rojas en los encargados de atender la asistencia y la ayuda humanitaria de los venezolanos que solicitaban refugio en Colombia. 

Lester Toledo, diputado y coordinador internacional para la recepción de donaciones para Venezuela, ha desmentido el reportaje y a afirmado que el dinero malversado, no era destinado para la ayuda humanitaria, pero ha confirmado que era dinero donado de privados para solventar la manutención de los militares desertores en Cúcuta.

Según la publicación, entre las irregularidades se detectaron «pagos de hoteles a sobreprecio» y otras «facturas que demuestran excesos», así como «gastos de ropa en carísimas tiendas de Bogotá y en Cúcuta y reportes de alquiler de vehículos». Hasta el momento, y tras la investigación, ni Barrera ni Rojas han dado la cara ante los medios de comunicación.

Toledo también desmintió que parte de la ayuda humanitaria se encuentre vencida, ha hecho énfasis en que eso no es verdad y que la mayoría de los insumos han sido entregados. Sin embargo, en su cuenta de Twitter eliminó el tuit donde desmentía al periodista Orlando Avendaño. Hace unos días, Avendaño entrevistó a Lester Toledo, luego que este solicitara una entrevista (puedes leerla aquí).

Uno de los primeros en lamentar lo sucedido en Cúcuta fue también el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Venezuela y su nuevo caso de corrupción: El Cucutazo

 

Por su parte, el canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, también pidió que se hagan las indagaciones necesarias para aclarar lo sucedido.

Venezuela y su nuevo caso de corrupción: el Cucutazo

La Fiscalía colombiana todavía no anunció cuáles serán los primeros pasos en esta investigación, que puede comprometer aún más a la fuerza de la oposición de Venezuela.

Por su parte el régimen de Maduro ha decidido utilizar el reportaje del PanAm Post en su propio beneficio para calificar al presidente Guaidó de «corrupto». Sin embargo, las mismas pruebas expuestas por Avendaño demuestran cómo Susana Barrera habría intentado engañar al legítimo Gobierno de Guaidó con facturas irregulares y reportes que no correspondían.

¿Cuál es el problema entonces?

Rescatamos lo que en 20 años de Gobierno no se ha hecho: denunciar y hacer frente a la corrupción en Venezuela. De hecho, los venezolanos, estamos acostumbrados a escuchar y a vivir la corrupción, sin que existan un aparato estatal que imparta justicia, ya que el poder judicial, así como el resto de poderes públicos, están maniatados por el gobierno de Maduro. 

Juan Guaidó, ha sido determinante y firme denunciando este caso de corrupción, pero no se puede negar el hecho que tiene información de esta investigación desde hace dos meses. Y si tomamos en cuenta que no toda información  puede ser revelada públicamente, sí podemos criticar el hecho que personalidades públicas y periodistas venezolanos, simpatizantes de la oposición,  condenaron  la denuncia de Avendaño, asumiendo una postura crítica contra aquellos que denuncien algún tipo de desperfecto que pueda dañar la imagen de la oposición frente a la Comunidad Internacional. 

Esto lleva al plantearnos la siguiente cuestión: ¿Hasta que punto debemos tolerar la ineficiencia e ineficacia de la oposición venezolana y sus desganas de hacer las cosas bien? ¿Cuál es el límite permitido a la oposición venezolana? ¿Acaso no avalamos a la oposición lo mismo que criticamos del chavismo? Y por favor, no caigamos en el doble discurso o en la falsa moral. Corrupción tiene el mismo significado en Venezuela, España o Japón y debe ser condenado para cualquier persona, especialmente para los funcionarios públicos. 

Hay que establecer una clara regla: todo corrupto no puede ser parte del cambio, porque sino será más de lo mismo. En este sentido, podemos decir que entonces toda la dirigencia política de Venezuela debe retirarse. Y es que es la cruda verdad. Desgraciadamente, la vieja y más experimentada dirigencia como Ramos Allup; las caras relativamente conocidas, pero con mucha experiencia como Freddy Guevara o Gaby Arellano o nuevas caras como David Sosa, militante de Voluntad Popular, y nuevo Presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela, se han visto envuelto en menor o mayor medida en algún caso de corrupción, O ¿cómo se explica que un estudiante universitario de clase media haya obtenido más de 40 mil dólares en financiamiento para una campaña electoral universitaria?

Ahora, como no podemos deshacernos de toda la dirigencia política venezolana, tanto chavistas como opositores, al menos podríamos crear mecanismos y filtros que ayuden a combatir la corrupción. En Ecuador, el presidente Lenin Moreno, al llegar a la presidencia, inició una cacería de brujas y pidió investigar a todos los funcionarios públicos, hasta la fecha se siguen realizando investigaciones y han habido detenciones y destituciones, como la del Ex Vicepresidente de la República, Jorge Glas. 

Nota: Lo anteriormente expuesto no tiene nada que ver con el hecho que en un posible gobierno de transición, tendremos la presencia de ex funcionarios del gobierno de Hugo Chávez y/o Nicolás Maduro.  Esto va más allá de lo ideal, es una negociación política y es uno de los escenarios más pragmáticos y realistas, si nos desligamos de un posible enfrentamiento militar. 

El hecho de que el régimen se favorezca de esto o trate de sacarle algún provecho, solamente depende de lo que ocurrió en Cúcuta.

Orlando Avendaño. 

Te puede interesar leer:

 

Miss Política – Lo que ocurre en el mundo te afecta y te explicamos por qué.

Blog de Política, sociedad y cultura.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s