Por qué no soy feminista.

Por qué no soy feminista

En pleno siglo XXI, muchos critican que sigan existiendo monarquías, yo agregaría que en pleno siglo XXI me parece absurdo tener que sorprenderme por el hecho que una mujer se convierta en CEO de una transnacional. La batalla es por empoderar a las mujeres, para que cada día se realicen como ser humano.

Cambiemos para que el mundo cambie

Uno de los mayores retos a los que se enfrentan las sociedades actualmente  es a adaptarse a la multiculturalidad creciente que se expresa en un conjunto de diversidades presentes en las comunidades en las que vivimos. Buscar una convergencia entre tanta diversidad debe ser el punto focal para desarrollar mayor empatía y eliminar prejuicios y discriminaciones que desembocan en microrracismos que no son más que una mera adaptación a la modernidad del racismo que se vivió en décadas anteriores.